El pádel es un deporte en auge en nuestro país desde hace ya unos cuantos años. Llegó a España desde Argentina a mediados de los años 70 y aunque al principio era más común que lo practicasen las clases sociales altas, lo cierto es que hoy en día lo juega todo el que quiere. Y es que hay muchos motivos para empezar a jugar al pádel:

– Es un deporte con una técnica relativamente sencilla. Se le pilla el truco fácilmente y si ponemos de nuestra parte y nos esforzamos un poco podemos ver nuestra evolución rápidamente.

– No es necesario tener una gran forma física para empezar a jugar al pádel, cualquiera puede animarse a probar y sentirse cómodo en la pista.

– Por su parte, con el tiempo si se juega con algo de frecuencia veremos como nuestra condición física mejora notablemente y estaremos más sanos.

– Es muy divertido y nos permite conocer a mucha gente si nos apuntamos a partidillos y a algún ranking, etc.