Una de las primeras cosas que aprendemos en la pista de pádel son los distintos tipos de golpes que podemos hacer. Los golpes básicos del pádel son:

– El saque: situado detrás de la línea de saque, se bota la pelota sin que sobrepase la altura de la cintura antes de golpear. Dirigirla al campo rival en diagonal.

– El revés: con las piernas semiflexionadas, giraremos el cuerpo 180 grados hacia la izquierda (en el caso de ser diestros) hasta que la pala apunte a la pared. Esperamos la llegada de la bola para devolverla con el brazo de la pala que estará estirado.

– La volea: es un golpe que se hace cerca de la red sin dejar que bote la pelota. Con las piernas semiflexionadas y el peso del cuerpo en las puntas de los pies, giramos el cuerpo, echamos pala ligeramente hacia atrás y arriba. La terminación del golpeo es a la altura del pecho y hacia delante.

– La bandeja: colocados de lado, llevamos la pala hacia atrás a la altura de la cabeza. El brazo que golpea hace un barrido hacia delante, pasa a la altura del pecho y cruza hacia el otro lado.

– El remate: hay que llevar la pala hacia arriba por encima de la cabeza. Se dan unos pasos de ajuste para golpear la bola en el lugar correcto. El movimiento al impactar la pelota es bajando la pala a máxima velocidad.